Guía rápida para el control Global

Una de las cosas que esta situación nos está regalando para bien (sí, suena mal… pero esperad a que acabe y veréis de lo que hablo), es que nos está dando muchos minutos de pensar, recapacitar, leer, ver y escuchar; y, bueno, también están los que prefieren seguir siendo unas descerebradas ovejas y ven la tele sin parar o siguen tragándose los bulos de esas personas que o los ha puesto aquí, o les llevan comiendo los huevos a los culpables durante años.

El caso es que en mi caso, además de sacar el argumento de una futura novela, descubrir muchos libros de ensayos, artículos, o releer 1984 y Rebelión en la Granja, este encierro, este salir al balcón y ver las calles vacías, me ha ayudado a crear una guía suprema de control global y que, espero, no se parezca mucho a lo que están planeando realmente tras las sombras.

Aunque…

Veamos, vayamos paso por paso:

 

  • Lo principal sería tener cuanto antes a todo el mundo mirando siempre hacia un lado, creyendo que los “enemigos” son aquellos que piensan distinto o atacan a nuestros líderes. Eso, claro, nos dará en el futuro muchos arietes que lanzar a la cara a los que se atrevan en algún momento a no tragarse nuestras mentiras.
  • Una vez tengamos a las ovejas bien atadas, con sus sesos bien sorbidos, es el momento de meterlos en un problema grave. Puede ser una crisis económica, algo vírico, o lo que sea, porque en realidad esta parte no importa: lo principal es que todos estén quietos, obedientes, y a poder ser con los ánimos y las energías muy muy gastadas o a bajo rendimiento. Eso nos dará la posibilidad de hacer desde el poder lo que queramos, como por ejemplo:
  • Cerrar negocios (grandes y pequeños), lugares de ocio, de culto religioso, de concentración, e incluso impedir a la gente ver a sus familiares, porque alguna de las dos partes estarán en peligro de algún modo (por edad, situación económica o geográfica, o negando las fronteras o haciendo que cruzarlas sea difícil). Esto, además de mantenerlos encerrados en sus burbujas y con un autismo obligado de manual, les llevará a que:
  • Las arcas particulares se vean congeladas, o al menos que no crezcan de un modo superior a la media. Así descubrirán que el consumo injustificado, o ese que llevamos a cabo dejándonos llevar por nuestros hobbies, no es del todo necesario, y que los bienes primarios o de extrema necesidad son los únicos que importan y que de verdad nos hacen sufrir en caso de que escaseen. Esto obligará a la humanidad a vigilar bien en qué gastan su dinero y en quién confiar, lo que de algún modo nos ayudará a conseguir que:
  • Nos necesiten sí o sí, pues somos el poder, los que mandan y, por supuesto, los únicos capaces de poder darles eso que han descubierto que necesitan de verdad. La cultura, la familia, las conversaciones, el pasear, la libertad, eso no llena el estómago. Para nada. Solo lo que el poder les da es lo que les hace tener energías para levantarse cada mañana, seguir adelante y, claro, confiar en nosotros.
  • Prometerles una estabilidad que, tras todo lo que han vivido y teniendo en cuenta la memoria a corto plazo de los humanos, no tiene que ser la anterior. La que tenían antes de todo esto, ¿para qué?, ¡¿es que no recuerdas que eso te ha llevado hasta aquí?! ¡Por culpa de lo que éramos estamos como estamos! ¡Tenemos que ser mejores, mucho mejores! Y ese “mejor” es lo que les estamos dando. Este presente, esta realidad alejada del consumismo y del agotamiento de tener un negocio propio o de aguantar a los demás, ¡no, hombre no!, ¡olvídate de eso! Ahora estás mucho mejor, con lo que te estoy dando, con ESTO que es lo único que necesitas. Este presente es la promesa que debemos repetir sin parar, porque solo de ese modo llegamos a:
  • Cerebros de cacatúa, llenos de mentiras y de hambre, de miedo y de esa agorafobia inducida que les hará temer lo de fuera, lo ajeno, lo que no dice o hace o acepta sin pensar lo que en ese momento hacen, ¡porque todo lo demás es una posible vuelta al pasado! ¡ESE pasado!
  • Cerrar bien la puerta, y dejarlos a todos fuera.

 

Estos 8 puntos son los únicos que necesitaríamos para que toda la humanidad nos amase incondicionalmente sin siquiera pararse a pensar en lo que les estamos haciendo, en cómo viven, o en todo lo que les hemos “robado” (aunque, en realidad, nos lo han regalado).

Es sencillo construir esclavos, fabricar pequeños robots agradecidos que no se planteen ni un poco las paredes que les rodean y las cajas con interrogantes que se les regala cada final de mes. Porque la pobreza solo existe si se le pone definición, si se la compara con algo que estaría a nuestro alcance; y si no podemos tener nada más, no podemos alcanzar un techo que ni está ahí, o si ni siquiera nos planteamos la posibilidad de rozarlo, ¿dónde está la necesidad de tener lo que sea? ¿Siquiera existe esa posibilidad, para empezar?

Este encierro, esta situación, nos está regalando, como decía al principio, algo bueno: tenemos más tiempo para ser conscientes de qué estamos viviendo y hacia dónde vamos, y podemos usarlo para planear modos de poder salir de él.

¿Hacemos una lluvia de ideas y comenzamos a buscar una solución?

1 comentario en “Guía rápida para el control Global”

  1. Pues como siempre, una gran reflexión para detenerse un momento y ver que eta pasando a nuestro alrededor. Lamentablemente yo veo por un lado mucho pasotismo y por otro demasiada indulgencia para la crítica efectiva. Últimamente sufro en las redes sociales posicionamientos y opiniones de aquiescencia hacia todo lo que ocurre. Bajo el lema ya lo veremos luego… y luego puede ser tarde. Toda crítica es necesaria, desde la bien argumentaba hasta la más zafia. Significa algún tipo de reacción. Pero en cambio veo demasiados peones teledirigidos, adoctrinados haciendo precisamente aquello para lo que han sido aleccionados: la defensa activa o pasiva de las directrices que llevan inculcando como un cáncer en la sociedad. Desvistiéndola de su identidad, de sus raíces y haciendo ver sólo como verdad aquello que los manejantes promulgan y extienden a través de todos sus tentáculos, desde la desinformacion, la revisión y reescritura del pasado según su biblia ….

    Nadie niega que en momentos excepcionales haya que tomar medidas de acorde a los hechos… pero no que las libertades más elementales sean secuestradas en el camino.

    Pensar y pensar diferente es la base de una buena construcción social… la cuestión es cuando solo nos quieren sordos, mudos, ciegos y obedientes… porque así acaba cayendo … el telón

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies